A vueltas con el tema de la Remuneración de los Administradores de Sociedades de Capital

Han pasado ya varios años desde la famosa consulta del caso Mahou a Hacienda y desde

entonces hemos tenido innumerables formas de plantearnos cuál era la mejor manera para

desempeñar funciones como Administrador y lo más importante de todo, si además de ello,

desempeñábamos funciones de gerencia y dirección en nuestra empresa, a la hora de tributar

ante Hacienda.

No voy a entrar a realizar ningún resumen de lo expuesto desde entonces hasta ahora por

parte de los diversos tribunales de justicia, la Dirección General de Tributos, los colectivos

profesionales en materia fiscal, etc., sino que vamos a entrar en materia de una vez por todas

para dejar claro qué alternativas tenemos a día de hoy para quedarnos tranquilos frente a

cualquier requerimiento de la Agencia Tributaria por dichas remuneraciones, así como las

diversas formas de cubrirnos las espaldas.

Recordemos antes de comenzar con dicho resumen, que la Agencia Tributaria, únicamente

hacía referencia en su día al IRPF y no a otros impuestos como pudieran ser el IS o el IVA.

Con el tiempo y tras tantas resoluciones, consultas y demás respuestas hemos conseguido

que lo que en su día comenzó con afectar a un solo tributo (IRPF) haya acabado con

afectarnos a la panoplia fiscal. Y digo panoplia, porque son las armas del estado.

Dejando de un lado este resumen, ahora, en el año 2015 ¿cómo deberíamos actuar?

Primero de todo, hemos de ver ¿cómo se articula nuestra sociedad?, esto es, ¿qué tipo de

actividad tiene?

Hemos de ver si la actividad que realiza es EMPRESARIAL o PROFESIONAL.

Segundo y no menos importante, hemos de ver qué dicen los Estatutos de nuestra

sociedad referente al cargo del Administrador.

Si el cargo del Administrador es gratuito (lo normal en el 99% de todas las escrituras de las

pymes de este país), les aconsejo que se vayan rápidamente a un Notario para que

modifiquen ese artículo de los Estatutos por uno que diga lo siguiente:

“El cargo del Administrador es remunerado. La remuneración del cargo se

decidirá cada año en Junta General de socios”

Y lo más importante, no se pongan un salario de 10.000 o 20.000 euros cada año por dicho

cargo por el mero hecho de firmar las cuentas anuales. Recuerden que el % de retención

sobre esos rendimientos es de los más altos y lo podríamos comparar con lo que se retienen

en Suecia o Noruega y más quisiéramos los españoles ser como los Nórdicos.

Póngase una remuneración de 1.000 o 2.000 euros, además, esa remuneración al aparecer en

los Estatutos sí será deducible en el Impuesto sobre Sociedades y el elevado % de retención

solo lo aplicaremos sobre esas pequeñas cantidades percibidas.

Tercera cosa que hemos de averiguar es si estamos en el RETA u otra Mutualidad ó en el

REGA. Lo normal, es que la gran mayoría esté en el RETA ó en alguna Mutualidad

Profesional.

Cuarto, ¿Sabe usted si desempeña otras funciones diferentes al cargo de Administrador de

su Sociedad, como por ejemplo, tareas de gerencia, comerciales, productivas, etc? No se

preocupe, en España esto ocurre en la mayoría de los casos y es la norma habitual. Para

curarnos en salud, debería redactar un contrato de prestación de servicios o de Alta

Dirección donde se especifiquen todas estas tareas que usted desempeña en la Sociedad,

diferenciando el precio hora, el horario, la dedicación mensual e incluso la dedicación

mensual en los meses de verano. Y no olvide añadir en dicho contrato, lo que percibe

también por su condición como Administrador. Ello será prueba de las diferentes tareas que

usted desempeña en su sociedad tanto como Administrador como trabajador o profesional

que factura a su empresa por servicios prestados.

Quinto y no menos importante. ¿Y las operaciones vinculadas? No se preocupe, a partir de

2015, si el salario del Administrador está en Estatutos y existe un contrato de Alta

Dirección, entonces no tendrá que preparar ningún dossier de Operaciones Vinculadas por

estos conceptos. Y sobre todo, acuérdese de no ponerse un salario como el que tiene un

directivo del IBEX en su pyme. Oiga, más que nada por la posible descapitalización que esta

pueda sufrir. En ese caso, mejor dése de alta como Autónomo o Profesional y ahórrese el

montar una pyme y todo este tinglado.

Así pues, ¿cómo queda todo esto?

Si nuestra pyme tiene una ACTIVIDAD PROFESIONAL y el socio-trabajador le presta

servicios profesionales que estén incluidos en la sección segunda del IAE, como por ejemplo:

Economista, Veterinario, Arquitecto, Abogado, etc, y además está dado de alta en el RETA o

una Mutualidad análoga, entonces deberá facturar a la sociedad por los servicios prestados

con un IVA al 21% y un IRPF al 19%. Aunque podría darse el caso de no tener que facturar

IVA en algunos casos (Artículo 20 de la Ley del IVA).

Y si además de estos servicios, percibe remuneración como Administrador que debería

aparecer en los Estatutos de la Sociedad, esta remuneración se considerará rendimientos del

trabajo y se le aplicará el % de retención vigente. Además será deducible en el Impuesto

sobre Sociedades de la Sociedad.

Muy importante será realizar la siguiente comprobación cada año:

Deberá restarle a los ingresos del ejercicio de la sociedad, los gastos sin tener en cuenta las

retribuciones a los socios u socio. Y sobre el Rendimiento Neto de esta operación calcularle

el 75%., anteriormente era el 85%. Esta cantidad debería ser al menos, el mínimo que haya

obtenido como retribución el socio u socios. Y MUCHO OJO CON ESTO!!!

Por otro lado, si nuestra pyme tiene una ACTIVIDAD EMPRESARIAL, como por

ejemplo, venta de maquinaria y el Administrador recibe retribuciones por la gestión del

negocio por gerencia, asesoramiento comercial, tareas productivas, etc. En definitiva, que hace

de todo, debemos tener redactado un contrato de Alta Dirección especificando la

retribución que percibe por todas esas tareas. En ese caso, esa retribución se considerará

Rendimientos del Trabajo y su IRPF irá por tablas.

Por otro lado, si además de esto, en los Estatutos indica que el cargo es retribuido (cosa que

les aconsejo que realicen), estas retribuciones se considerarán también rendimientos del

Trabajo pero con otra clave distinta del IRPF y un porcentaje mayor de retención según el

que esté vigente.

Por último, si al final Hacienda llama a nuestra casa, siempre nos quedará la opción de

debatirles con la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, Sala Segunda, del 18

de octubre de 2007 (NFJ026440) en el asunto C-355/06 donde desmontaría cualquier

actuación en materia de Imposición Indirecta. Esta sentencia nos viene a decir lo siguiente:

Una persona física que realiza todas las actividades en nombre y por cuenta

de una sociedad Sujeto Pasivo en cumplimiento de un contrato de trabajo que

le vincula a dicha sociedad, de la cual es por otra parte el único accionista,

Administrador y miembro del personal, no es Sujeto Pasivo del IVA en el

sentido del artículo 4, apartado 1, de la referida Directiva.

Y recuerde, al final todo irá a su Base General del IRPF. Por lo tanto, es importante realizar

una buena planificación fiscal de su Renta cada año.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: