Archivos Mensuales: abril 2014

Artículo 310 del Código Penal. Lo que empresarios y empresas que defraudan no se han leído.

España es una país en el que la economía sumergida hace estragos a las arcas públicas. A día de hoy, muchos empresarios y empresas se libran de momento por una razón muy sencilla. El cuerpo de funcionarios de la Agencia Tributaria no tiene los medios suficientes, medios humanos y técnicos, como para poder controlar todo ese desfase impositivo que se les escapa de las manos cada año.

Pero esta delgada frontera que separa a Hacienda de los defraudadores cada vez se estrecha más y más… y eso en tiempos de crisis hace que se busquen fórmulas cada vez más precisas para atrapar a los que defraudan al fisco.

Si se leen el artículo 310 del Código Penal, puede que muchos empresarios ni sepan que existe dicho artículo, haga que les entre el miedo.

Artículo 310

Será castigado con la pena de prisión de cinco a siete meses el que estando obligado por ley tributaria a llevar contabilidad mercantil, libros o registros fiscales:

  • a) Incumpla absolutamente dicha obligación en régimen de estimación directa de bases tributarias.
  • b) Lleve contabilidades distintas que, referidas a una misma actividad y ejercicio económico, oculten o simulen la verdadera situación de la empresa.
  • c) No hubiere anotado en los libros obligatorios negocios, actos, operaciones o, en general, transacciones económicas, o los hubiese anotado con cifras distintas a las verdaderas.
  • d) Hubiere practicado en los libros obligatorios anotaciones contables ficticias.

La consideración como delito de los supuestos de hecho, a que se refieren los párrafos c) y d) anteriores, requerirá que se hayan omitido las declaraciones tributarias o que las presentadas fueren reflejo de su falsa contabilidad y que la cuantía, en más o menos, de los cargos o abonos omitidos o falseados exceda, sin compensación aritmética entre ellos, de 240.000 euros por cada ejercicio económico.

Ir a Norma modificadoraArtículo 310 redactado por el apartado centésimo decimoquinto del artículo único de la L.O. 15/2003, de 25 de noviembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal («B.O.E.» 26 noviembre).Vigencia: 1 octubre 2004

Artículo 310 bis

Cuando de acuerdo con lo establecido en el artículo 31 bis una persona jurídica sea responsable de los delitos recogidos en este Título, se le impondrán las siguientes penas:

  • a) Multa del tanto al doble de la cantidad defraudada o indebidamente obtenida, si el delito cometido por la persona física tiene prevista una pena de prisión de más de dos años.
  • b) Multa del doble al cuádruple de la cantidad defraudada o indebidamente obtenida, si el delito cometido por la persona física tiene prevista una pena de prisión de más de cinco años.
  • c) Multa de seis meses a un año, en los supuestos recogidos en el artículo 310.

Además de las señaladas, se impondrá a la persona jurídica responsable la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante el período de tres a seis años. Podrá imponerse la prohibición para contratar con las Administraciones Públicas.

Atendidas las reglas establecidas en el artículo 66 bis, los Jueces y Tribunales podrán asimismo imponer las penas recogidas en las letras b), c), d), e) y g) del apartado 7 del artículo 33.

Ir a Norma modificadoraArtículo 310 bis redactado por el apartado nueve del artículo único de la L.O. 7/2012, de 27 de diciembre, por la que se modifica la L.O. 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de transparencia y lucha contra el fraude fiscal y en la Seguridad Social («B.O.E.» 28 diciembre).Vigencia: 17 enero 2013

Javier Molina González
Consultor de empresa y Asesor Fiscal
Anuncios
Etiquetado

Vaya… Hacienda no me deja aplazar o fraccionar el pago del IRPF.

Con la instrucción lanzada el 9 de diciembre desde el órgano recaudador de nuestra querida Hacienda Pública, instrucción 6/2013, la Agencia Tributaria nos ha quitado lo que hasta ahora era el balón de oxígeno desde el cual poder respirar un poco cada vez que llegaba el trimestre, el fraccionamiento o aplazamiento del pago del IRPF.

Recordemos que desde esta instrucción quedan INADMISIBLES, palabras textuales, los aplazamientos del IRPF de modelos conocidos e importantes como los Modelos 111, 115, 130 y 131.

Ante ello, cualquier empresa o empresario que llegado el caso no pudiese acometer el pago de dichos tributos y optase por presentar la solicitud del aplazamiento o fraccionamiento del tributo, automáticamente recaerán sobre ellos un 5% de recargo ejecutivo.

La solución momentánea ante éste atropellamiento a las empresas y empresarios en estos momentos de crisis no es otra que la que os indico a continuación:

” Aquellos empresarios o empresas que no puedan acometer en plazo el pago de los tributos relacionados con el IRPF, que presenten el modelo fuera de plazo. Recuerden que Hacienda tiene un plazo de 90 días para cotejar y exigirles el cumplimiento de sus obligaciones. Si llegado el momento, la empresa o empresario no puede realizar el pago de la deuda, puede presentarlo 30 días más tarde, por ejemplo, si con ello obtiene la financiación o el importe para poder acometerlo. Hacienda en este caso, le cargará un recargo del 5% + una sanción por presentación fuera de plazo. No obstante, el no solicitar el fraccionamiento o aplazamiento en el momento de presentar la autoliquidación les evita de entrar automáticamente en periodo ejecutivo con lo que ello conlleva, como son los intereses de demora, los recargos del periodo ejecutivo y el procedimiento de apremio”.

Javier Molina González

Consultor de empresas y asesor fiscal.

Etiquetado